Aprender

Oigo y olvido.
Veo y aprendo.
Hago y entiendo.

Confucio

Filósofo chino (551 AC-478 AC)

A menudo he podido constatar el tremendo malentendido que existe cuando hablamos de aprendizaje. Cuando se atiende un curso se espera que el profesor nos acerque unos conocimientos utilizando diferentes soportes: presentaciones, manuales, diapositivas, fotos o explicaciones orales. A continuación consideramos evidente el absorver mediante el estudio y la atención el que esos conocimientos queden impregnados en nuestra memoria el tiempo suficiente para que nos sean de utilidad o nos permitan superar una prueba de evaluación.
Superada la evaluación se considera que ya hemos hecho nuestros esos conocimientos y por tanto quizás también en su día podamos transmitirlos a otras personas.
Este proceso que acabo de describir es el ejemplo prototípico de aprendizaje convencional tal y como lo entendemos en la actualidad. Nuestras escuelas, institutos, universidades y otras instituciones recurren casi exclusivamente a este modo de aprendizaje basado en diplomas, certificados y todo tipo de etiquetas acreditativas.
No me gustaría despertar la sensación de mi rechazo a este sistema tan arraigado, que sin duda resulta útil y adecuado en infinidad de situaciones, sin embargo tengo que expresar mi inconformismo con el. Todo sistema, a pesar de las muchas ventajas que posea también entraña una serie de puntos débiles o deficiencias. Precisamente el estudio de estas deficiencias es lo que explota el aprendizaje a través de la experiencia. El objetivo del caul es desarrollar nuevas habilidades, al igual que el aprendizaje convencional pero de forma diferente.
¿En qué consiste el aprendizaje experiencial?
Básicamente consta de 6 pasos:
1-. Experimentar: entrar en contacto directo con lo queremos aprender. No se trata de estudiar sino de someternos a distintas experiencias como por ejemplo un ejercicio de grupo o una tarea de introspección individual.
2.- Compartir sensaciones y observaciones: se trata de comunicar unos con otros lo que hemos experimentado, no solo a nivel conceptual y de conclusiones personales sino mas bien a nivel de vivencias, emociones, sensaciones, observaciones, etc.
3.- Gracias a la experimentación directa con nosotros mismos y compartir esas experiencias resulta posible identifical patrones de comportamiento personales. A menudo solamente observamos nuestro  propio comportamiento hasta verlo reflejado en otros que en cierto modo actual como espejos de nosotros mismos. Esta fase suele coincidir con el inicio de un proceso de crecimiento personal de valor incuantificable ya no por la imposibilidad de medirlo, hoy en día casi todo es medible, sino principalmente por el impacto cualitativo que modifica nuestra manera de ver el mundo y relacionarnos con el.
4.- Extrapolar: este paso consiste en exportar el aprendizaje que hemos experimentado anteriormente a las diferentes areas de actuación de nuestra vida, ya sea en el trabajo, con los amigos o en nuestra vida familiar o estrictamente personal de relación con nosotros mismos.
5-.Aplicar nuevas alternativas: ese nuevo modo de ver y conceptualizar el mundo, en sus diferentes aspectos,  posibilita la exploración y posterior aplicación de nuevas alternativas.
6.- Finalmente todo lo anterior queda plasmado en un plan de acción que puede ser formal o informal dependiendo de si decidimos plasmarlo en un papel por escrito o no.
  
A menudo durante los talleres que impartimos algunos participantes empiezan tomando notas desenfrenadamente y otros piden permiso para grabar durante las clases. Generalmente se quedan algo desorientados cuando les digo que abandonen esa tendencia a registrar para luego estudiar y recordar. Les recomiendo pacientemente que se impliquen todo lo que les sea posible en escuchar y experimentar durante el trascurso de la formación. Generalmente el aprovechamiento de los talleres correlaciona positivamente  con la actitud de apertura del participante hacia esta forma diferente de aprender, es decir que cuando mas abierto está a experiementar y compartir mayor impacto tendrá el aprendizaje en su vida cuando acabe el taller y salga por la puerta para retomar sus actividades. Pero como ya he mencionado antes resulta de vital importancia la intención de compartir, ya no conocimientos únicamente sino sentimientos, sensaciones, experiencias, emociones, observaciones y cualquier contenido sensorial o subjetivo como pueden ser los pensamientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto