Abrir las persianas

Intentaba echarla, expulsarla de aquella estancia y de su vida.
Hacía aspavientos con los brazos y pataleaba con fuerza.
Cogió una manta que agitaba peligrosamente desplazando el aire.
Soplaba y gritaba.
Daba manotazos sin ton ni son pero ella seguía allí.
Desesperado abandonó la lucha y  se sentó en el suelo.
De pronto se le ocurrió algo.
Abrió las persianas y se dió cuenta de que ella,  la oscuridad, realmente nunca había existido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto