Ayuda

Un padre estaba observando a su hijo pequeño que trataba de mover una maceta con flores muy pesada. El pequeño se esforzaba, sudaba, pero no conseguía desplazar la maceta ni un milímetro.

 

– “¿Has empleado todas tus fuerzas”, le preguntó el padre.

– “Sí”, respondió el niño.

– “No”, replicó el padre. “Aún no me has pedido que te ayude”.


Bruno Ferrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto