La meditación con atención silencia la mente y nos guía hacia una paz interior

La meditación con atención silencia la mente y nos guía hacia una paz interior

Un poco más allá del caos que a menudo te inunda tu día, hay un pedazo de tiempo, no es muy grande pero lo que hay puede ofrecerte un verdadero remanso de paz; silencio y brillantez; y un potencial si lo quieres. Este jardín es accesible a través de lo que se llama “meditación con atención”. Todo lo que se necesita es un cuerpo detenido, usar una mente entrenada para enfocarse hacia lo que es en lugar de lo que era o lo que será.


Al igual que los músculos, la mente también necesita una atención diaria para mantenerse firme y ejecutar tareas con cierto nivel de elasticidad. Integrar la meditación en tu rutina diaria puede ofrecerte gran ayuda en conseguir más logros mentales. Sin embargo, al igual que el entrenamiento de cualquier músculo, las ganancias no son inmediatas. Al final es la persistencia lo que proporciona las mejores ganancias.

¿Qué te puede aportar la meditación con atención?
Como decía Marco Aurelio, “el universo es cambio, nuestra vida es aquello que pensamos”. La meditación es precisamente eso. El punto de arranque para el cambio. Si puedes cambiar tu mente o incluso silenciarla lo suficiente como para escuchar tu corazón y tu alma, tienes el potencial para cambiar la dirección de tu vida.

Históricamente hablando, quizás nunca haya habido una sociedad que se haya alejado tanto de los fundamentos del enfoque como la sociedad actual. La necesidad de paz dentro de nosotros está llegando a un nivel de crisis, lo cual explica el por qué la meditación está atravesando la corteza del pensamiento de Occidente. Gracias a Dios, el comer con sentido se está aceptando, la meditación con atención está ganando adeptos y legitimación incluso entre las especialidades médicas tradicionales.

La meditación tiene resultados
La investigación muestra que quienes se acogen a la meditación regularmente durante un periodo escaso de tiempo como son ocho semanas, registran un cambio medible en la materia gris del cerebro. Los escaneos de M.R.I. detectaban tanto aumentos como reducciones en la materia gris que afectarían la memoria de forma positiva, la habilidad de empatizar, sentido de si mismo y adaptación al estrés.

Un estudio reciente publicado en Perspectives on Psychological Science, fue realizado por la Universidad de Justus Liebig y la Harvard Medical School. Se fijaba en cuatro componentes claves que pueden ser consecuencias de los efectos positivos de la meditación:

1. Gestión de la atención
2. Percepción corporal
3. Gestión de las emociones
4. Sentido del ser

Seas un principiante o un yogui avanzado, los libros de instrucciones sobre la meditación y como conseguir mejorías personales en las cuatro áreas descritas son abundantes. Y a la vez que es un objeto de estudio que puede ser lo complejo que se quiera, es extraordinariamente fácil de empezar. Por ejemplo, quizás quieras empezar con un simple resumen de meditación tal como el que se encuentra en 8 Minute Meditation de Victor Davich. Para empezar, lo único que necesitas es dedicarle un breve espacio de tiempo al día a sentarte quieto, enfocándote en tu respiración y entrenar tu mente para que se enfoque en el presente. Permite que tus pensamientos afloren a la superficie y déjalos desaparecer.

Eventualmente, los breves espacios de tiempo que empleas en meditar, empezarán a afectar de forma positiva el resto de tu jornada y serás cada vez más capaz de usar este jardín de tranquilidad cuando sientas la necesidad de hacerlo.

Fuente: Natural News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto