Influencia de la práctica del mindfulness en la producción de cortisol y el sueño de meditadores experimentados y novatos

Influencia de la práctica del mindfulness en la producción de cortisol y el sueño de meditadores experimentados y novatos

Este estudio investiga la influencia de la práctica del mindfulness en el eje talamo-pituitaria – sistema adreno cortical.
Los participantes eran meditadores experimentados y también practicantes con menor experiencia. Se sometieron a extracciones de sangre antes y después de un progama MBSR (Mindfulness Based Stress Reduction). Los patrones de sueño se estudiaron pidiendo a los participantes que rellenaran una serie de cuestionarios.
El cortisol es una hormona esteroidea, o glucocorticoide, producida por la glándula suprarrenal. []Se libera como respuesta al estrés y a un nivel bajo de glucocorticoides en la sangre. Sus funciones principales son incrementar el nivel de azúcar en la sangre a través de la gluconeogénesis, suprimir el sistema inmunológico y ayudar al metabolismo de grasas, proteínas, y carbohidratos. Además, disminuye la formación ósea.

El cortisol es liberado en respuesta al estrés y actúa para restablecer la homeostasis. Sin embargo, la secreción prolongada de cortisol, que puede ser debida al estrés crónico o una secreción excesiva observada en el síndrome de Cushing, da lugar a importantes cambios fisiológicos.

Efectos del cortisol
– El cortisol contrarresta la insulina, contribuyendo a la hiperglucemia a través de la estimulación de la gluconeogénesis hepática y la inhibición de la utilización periférica de la glucosa[] con la disminución de la translocación de transportadores de glucosa a la membrana celular, especialmente el GLUT4.
– En ratas de laboratorio, el cortisol inducido por la pérdida de colágeno en la piel es diez veces mayor que en cualquier otro tejido.
– El cortisol estimula la secreción ácida gástrica.
– Inhibe la pérdida de sodio a través del intestino delgado de los mamíferos.
La carga de sodio aumenta la intensidad de la excreción del potasio mediante el cortisol, de la misma forma que lo hace la corticosterona.
– El cortisol también actúa como una hormona antidiurética.
– Puede debilitar la actividad del sistema inmune evitando la proliferación de células T.
– Baja la formación ósea, así que favorece el desarrollo de osteoporosis a largo plazo.
– El cortisol coopera con la epinefrina (adrenalina) para crear recuerdos a corto plazo de acontecimientos emocionales; este es el mecanismo propuesto de almacenamiento de recuerdos “flashbulb”, y pueden originarse como un medio para recordar qué evitar en el futuro. Sin embargo, la exposición al cortisol a largo plazo acarrea daños en células del hipocampo, que provocan un aprendizaje dañado.
Efectos adicionales
  • Incrementa la presión sanguínea incrementando la sensibilidad de la vasculatura a la epinefrina y la norepinefrina. En ausencia de cortisol, ocurre la vasodilatación generalizada.
  • Inhibe la secreción de la hormona liberadora de corticotropina, causando la retroalimentación de la inhibición de la secreción de la ACTH (hormona adrenocorticotropina o corticotropina).
  • Desconecta el sistema reproductivo, resultando en un incremento de la probabilidad de un aborto no provocado y, en algunos casos, infertilidad temporal. La fertilidad vuelve después de que los niveles de cortisol se hayan reducido de nuevo a los niveles normales.
  • Hay relaciones potenciales entre el cortisol, el apetito y la obesidad.
Los resultados de este estudio fueron los siguientes:
– A mayor experiencia meditando mayor disminución en la producción de cortisol
– Ambos grupos mejoraron su bienestar y aprovechamiento del sueño
La conclusión es que la práctica de mindfulness tiene una influencia positiva en ambos marcadores biológicos: regulación del estrés (reflejada en la producción de cortisol) y sueño.

Artículo original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto