La piedra

El distraído tropezó con ella.

El violento la utilizó como proyectil.

El emprendedor, construyó con ella.

El campesino, cansado, la utilizó de asiento.

Para los niños, fue un juguete.

Drummond la poetizó.

David, mató a Goliat.

Y Miguel Angel le sacó la más bella escultura. 

En todos estos casos, la diferencia no estuvo en la piedra, sino en el hombre y su elección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto