Nueve maneras científicamente probadas para dejar de preocuparse

1
En lugar de preocuparte a cada momento indiscriminadamente, dedica un tiempo prefijado de antemano a hacerlo, unos 30 minutos son suficientes. Sigue los siguientes pasos: primero: identifica el objeto de tus preocupaciones, segundo: elige un lugar y una hora determinada para realizar el ejercicio, tercero: si en cualquier otro momento te descubres preoupaandote por el tema elegido entonces elige pensar en algo diferente, cuarto: durante tu «tiempo para preocuparte» intenta idear soluciones a esas preocupaciones.
 
2
Decide abandonar Facebook, Internet o tu teléfono móvil durante un tiempo. Un reciente estudio indica que mucha gente siente ansiedad al prescindir durante un tiempo de Facebook o de su correo electrónico, lo que indica que quizás deban retomar el control sobre su uso de la tecnología en lugar de ser dominados por ella.
3
La mejor extrategia contra la preocupación y la rumiación es la práctica de mindfulness, lo que implica adoptar una actitud de ser conscientes de nuestros pensamientos y emocionescuando ocurren sin juzgarlos. Este hecho ha sido demostrado mientras se efectuaba una revisión de 19 estudios científicos relacionados.
4
Debemos evitar de preocuparnos por nuestras preocupaciones. En 2005 un estudio demostró que intentar desembarazarse de los pensamientos que nos disgustan  logra precisamente lo contrario, es decir que esos pensamientos nos inquieten aún más, al contrario de quienes por naturaleza se muestran más receptivos a esos pensamientos: demuestraron ser menos obsesivos y con menor tendencia a la depresión.
5
Por ejemplo, escribir nuestras preocupaciones antes de un examen ayuda a disminuir nuestra ansiedad.


6
Realizar actividades que mantengan nuestras manos ocupadas  y nuestra mente concentrada ayuda a prevenir malos recuerdos de experiencias pasadas.
7
La necesidad de seguir determinadas reglas o patrones cotidianos es también una fuente de preocupación.
8
Dedicar un poco de tiempo a practicar la meditación disminuye la ansiedad.
9
Movernos nos hace más resistentes al estres. Cuando nos movemos nuestro cuerpo aumenta la producción de serotonina (la hormona de la felicidad).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacto